NaturSaludGallart

Vitaminas Y Minerales

Las vitaminas y los minerales son micronutrientes esenciales para diversas funciones del organismo y para el desarrollo óptimo del mismo. Las vitaminas son de procedencia orgánica, frutas, verduras, tubérculos… Los minerales, en cambio, se clasifican como materia inorgánica, pero también resultan imprescindibles para el metabolismo y absorción de alimentos.

Hay dos tipos de vitaminas, las hidrosolubles y las liposolubles. Las primeras (hidrosolubles) se caracterizan porque el organismo puede eliminar su exceso mediante la orina o el sudor y, por ello, es necesario mantener su ingesta regularmente. Entre ellas se encuentran las del grupo B como la tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido pantoténico (B5), piridoxina (B6), biotina (B7), ácido fólico (B9) y cianocobalamina (B12).

La vitamina C también se encuentra en el grupo de las hidrosolubles en sus diferentes presentaciones, ya sea en forma de ácido ascórbico o ascorbato sódico o cálcico, principalmente. A pesar de ser una vitamina hidrosoluble y no aportar consecuencias indeseables, es necesario consultar con su farmacéutico dado que el aporte de sodio y de calcio orgánico por 1000 mg de vitamina C en su forma de ascorbato, puede ser perjudicial en personas que siguen dietas bajas en sodio. Igualmente exceso de calcio tampoco es recomendable.

Las vitaminas liposolubles las acumulamos en nuestro tejido adiposo y en el hígado y son más difíciles de eliminar, algunas de ellas pueden conllevar graves consecuencias si se consumen de forma inadecuada. Especial precaución deben de llevar las mujeres embarazadas por el riesgo del bebé y otras personas con ciertas patologías de las que daremos alguna pincelada. Estas vitaminas son la vitamina A o retinol, la vitamina D o calciferol, la vitamina E o tocoferol y la vitamina K que se ha venido a denominar antihemorrágica.

Dado que ya hemos comentado que las hidrosolubles son fácilmente eliminadas a través del sudor y de la orina, nos limitaremos a recalcar que son muy necesarias en procesos del metabolismo celular, el mantenimiento de tejidos y nervios y también su papel como antioxidantes.

En cuanto a los riesgos que pueden conllevar un exceso de vitamina D, podríamos indicar osteofitos en articulaciones, calcificaciones en otras partes del cuerpo como es el caso de la próstata en los hombres, enfermedad renal, etc… Toda esta acumulación de calcio fuera de la matriz ósea es contraproducente. Por ello la ingesta de vitamina D calciferol o también denominada antirraquítica debe de ser controlada por su médico o prescrita por su farmacéutico. De ahí que las madres lactantes tengan especial cuidado llevando una ingesta controlada de esta vitamina para que no haya exceso de la misma.

Un exceso de retinol o vitamina A, también puede conllevar excedentes de calcio, incremento de la presión intracraneal, diarrea, náuseas, visión borrosa, caída del cabello y en embarazadas defectos congénitos del bebé.

La vitamina K o antihemorrágica, es incompatible con anticoagulantes como la warfarina y la heparina y antiagregantes plaquetarios como la aspirina. Tampoco conviene tomarla junto con antibióticos, los cuales destruyen la flora intestinal (encargada de sintetizar esta vitamina). Los antiácidos estomacales alteran y destruyen la microbiota intestinal, por otra parte, algunos llevan aluminio que es un neurotóxico importante. La conclusión es que si el pH de la flora intestinal se altera, la vitamina K no se sintetiza.

Un exceso de tocoferol o vitamina E, puede conllevar daño en los nervios, dificultad para controlar el movimiento, debilidad muscular, visión borrosa, mareos y debilidad del sistema inmunológico, entre otros problemas.

Recalcar que todos estos micronutrientes son absolutamente esenciales para el organismo, pero hay que llevar especial cuidado con las vitaminas liposolubles y con algunos minerales como el calcio, el manganeso, el selenio y el hierro para las personas que no lo eliminan, etc… Con todos estos son nutrientes, es importante no excederse de las dosis indicadas por su médico o farmacéutico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.