NaturSaludGallart

Telómeros, La Longitud De Nuestra Vida

Los telómeros son los extremos de los cromosomas, nos podemos imaginar el extremo de un cable protegido con una vuelta de cinta aislante, ésta sería la función de los telómeros o, como también se ha explicado en alguna ocasión, los herretes de los cordones de los zapatos que evitan que aquellos se deshilachen. Están compuestos por secuencias repetitivas de nucleótidos o bases nitrogenadas como la Timina la Adenina y la Guanina.
Se trata de mensajeros intracelulares con la capacidad de ceder electrones en las reacciones metabólicas, esto es, el poder de reducción vs. la oxidación, donde se pierden electrones.

Las bases nitrogenadas del ADN son la Adenina (A), la Timina (T), la Citosina (C) y la Guanina (G). En el ARN, el Uracilo (U) sustituye a la Timina. No interesa extendernos más de lo necesario por la complejidad del tema, sino más bien tener una breve noción de lo que son los telómeros y la telomerasa.

Es importante tener presente que más que lo que pueda importar la longevidad o una larga vida, debe importar una vida sana y sin enfermedad. Esto nos hará vivir más años siempre que no tengamos un accidente. Nos interesa más a todos la conservación de los telómeros, pero a los expertos, biólogos y científicos también les puede parecer interesante atacar a los telómeros de las células cancerígenas. Cuando alguien toma Hgh (hormona de crecimiento) debe de saber que tanto las células buenas como las malas, crecen.

Siempre se ha dicho que la longevidad es congénita o hereditaria, si tenemos unos padres y abuelos longevos, tenemos una esperanza de vida más larga siempre y cuando no tengamos hábitos no recomendables. Unos hábitos, que por otro lado nos pueden conducir a la enfermedad.

CÓMO PODEMOS PROTEGER NUESTROS TELÓMEROS

Hemos dicho que la longevidad es hereditaria, pero también debemos de tener presente que los miembros de una misma familia acostumbran a tener la misma rutina alimentaria.
Si conseguimos que nuestros telómeros mantengan su longitud, probablemente tengamos una vida larga. Pensemos en un grupo de amigos que no vemos desde hace un par de décadas, cuando nos reencontramos, unos tienen la piel envejecida, tienen canas, arrugas o por ejemplo artrosis. Otros por el contrario se mantienen tal y como los recordábamos. El consumo de alcohol y de tabaco, la exposición excesiva a los rayos del sol o incluso a los productos químicos que respiramos, son objeto de degradación para nuestro organismo.

El descanso, la actividad física y mental, el consumo de antioxidantes, polifenoles y ácidos grasos omega 3 nos puede ayudar a mantener unos telómeros intactos durante tiempo. No respirar benzopireno, el humo de barbacoas, el monóxido de carbono de los vehículos, los productos químicos de limpieza, deberíamos evitar estrés sostenido en el tiempo, etc.

CONCLUSIÓN

Hábitos beneficiosos:

– Consumo de polifenoles y otros antioxidantes
– Frutos rojos como arándanos, uvas, moras, remolacha, granada, etc.
– Aceite de oliva
– Consumo de Omega 3
– Legumbres como judías, lentejas, garbanzos, etc.
– Cereales integrales, todos los alimentos deberían ser integrales
– Cebolla, Ajo, Jengibre
– Practicar yoga, taichí, relajación, mantenerse activo

Hábitos perjudiciales:

– Inhalación de humos, pinturas, aerosoles, químicos…
– Consumo de alcohol y de tabaco
– Consumo excesivo de medicamentos
– Carnes a la brasa, cocidos con mucha grasa animal,…
– Falta de descanso
– Entornos estresantes
– Sedentarismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *