NaturSaludGallart

Las farmacias, en lucha contra los bulos y los remedios caseros en las redes

Desmentir bulos que aparecen en redes sociales o convertirse en aliados de las personas que no han podido ser atendidas por los ambulatorios ha sido desde el inicio del confinamiento labor diaria de las farmacias, que atienden llamadas hasta de personas que preguntan por remedios caseros para desinfectar hogares o ropa.

Así lo explica en una entrevista a EFE Consol, una farmacéutica que durante este tiempo se ha convertido en «psicóloga y amiga» de sus clientes, preocupados por la situación y por la «desesperación» de algunos que estaban infectados por el Covid-19.

En la farmacia cuentan con un servicio de llamadas telefónicas, de venta por internet y contacto por correo electrónico, que durante este mes de confinamiento se ha visto reforzado: «Nuestra página online antes hacía una media de 60 pedidos al día y ahora llegamos a hacer 190», comenta Consol.

«Lo que más piden son vitaminas para aumentar el sistema inmune como la vitamina C, equinácea, propóleo y vitamina D. Cuando tenemos mascarillas, que no es siempre, también es lo que más vendemos, junto con el gel hidroalcohólico, alcohol y guantes», añade.

Este servicio online cuenta con la ayuda del servicio de mensajería, que se encarga de repartir los productos vendidos en las casas que lo solicitan, y que tardan entre 24 y 48 horas en llegar.

«Aquí vienen sobre todo personas que tienen receta, pero nosotros ya no cogemos la tarjeta SIP, pedimos que nos deletreen el número y así les podemos dar la medicación, respetando entre ellas los metros de distancia de seguridad. En el caso de que sean personas de riesgo o que estén enfermas, nos encargamos de que les lleguen a sus casas», explica a EFE Consol.

Ahora, con la dotación de mascarillas para personas mayores de 65 años, explica que «todavía no han recibido el producto en la farmacia, aunque sean muchos los clientes que llaman para pedirlas».

Pero no todo han sido llamadas, Consol explica que se han vivido momentos graciosos: «Tuve una clienta que al principio vino con un sujetador en la cara como mascarilla, la señora me dijo que como no tenía mascarilla se ponía eso, y yo pensé, mejor una barrera delante que nada», comenta riéndose.

A pesar del trabajo que realizan en la farmacia, lamenta que se les haya tenido «un poco olvidados» por parte de Sanidad, y recomienda que sea únicamente la información de este servicio público la que valga para desinfectar, y «no los remedios caseros que encuentres en las redes».

Fuente: valenciaplaza

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat